• LOS LEÑADORES

    Un joven que quería convertirse también en un gran leñador, oyó hablar del mejor de los leñadores de su comarca y decidió ir a conocerle.

    – Quiero ser su discípulo. Quiero aprender a cortar árboles como usted.

    El joven se aplicó en aprender las lecciones del maestro, y después de algún tiempo creyó haberlo superado. Se sentía más fuerte, más ágil, más joven, estaba seguro de que podía cortar más árboles que su viejo maestro.

    Así desafió a su maestro en una apuesta, para saber cuál de los dos podía cortar más árboles durante un día entero.

    El maestro aceptó el desafío, y el joven leñador comenzó a cortar árboles con entusiasmo y vigor, con toda la rapidez y fuerza que atesoraba.

    Entre árbol y árbol, escuchaba a su maestro, pero la mayor parte de las veces no oía el sonido del hacha.

    Al caer el día, para gran sorpresa del joven, el viejo maestro había cortado muchos más árboles que él.

    – ¿Cómo puede ser? -se sorprendió- ¡Usted estuvo casi todo el día descansando!

    – No, hijo mío, yo no descansaba. Estaba afilando mi hacha.

    http://alegriacoaching.es/wp-content/uploads/2014/04/a2582-lec3b1ador.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *